Acné adolescente. Recetas caseras

Arcilla verde

Como ya sabéis, hemos lanzado una campaña en facebook para que nos enviéis vuestras dudas y consultas sobre temas de belleza. Una vez a la semana os traeremos un artículo sobre el tema que más os interese.

 

Leticia Jiménez de www.criandocreando.com nos enviaba la siguiente duda; “¿Cómo combatir el acné de adolescente?

 

Vamos a contaros un poquito más sobre estas reacciones cutáneas tan molestas que aparecen cuando entramos en la pubertad y nuestras hormonas se rebelan como pequeños duendes burlones.

 

Así que, esta semana, os traemos algunas recetas caseras para presentar batalla a esos granos tan inoportunos.

 

Lo sabemos, una de las edades más complicadas es la adolescencia. Y en temas de belleza no es para menos. Nuestros jóvenes adolescentes son atrapados por la coquetería más extrema. Con lo cual, su preocupación por la aparición de los granos es uno de los temas principales. Pero ¿por qué aparece el acné en un momento tan delicado? Es bueno saber a qué es debido esa reacción cutánea para poder aplicar las recetas más idóneas.

 

Tal y como os hemos dicho al comienzo de este artículo, el acné es una afección de la piel provocada por los cambios hormonales de la propia pubertad. La gran mayoría de adolescentes lo sufren. Comienzan a aparecer granitos y espinillas en el rostro, los hombros, en la parte superior de la espalda o el pecho.

 

Los folículos capilares de la piel (o poros) contienen glándulas sebáceas. Éstas glándulas se encargan de fabricar sebo, que es la grasa que lubrica el pelo y la piel. Normalmente, estas glándulas saben fabricar la cantidad exacta de sebo que necesita nuestro organismo. Pero conforme el cuerpo empieza a madurar (momento de la pubertad), las hormonas estimulan dichas glándulas y éstas comienzan a fabricar sebo de manera hiperactiva.

 

Si hay un exceso de sebo y demasiadas células dérmicas muertas, los poros se obstruyen. Entonces, las bacterias pueden quedar atrapadas dentro de los poros y reproducirse, haciendo que en la piel aparezcan esos bultos enrojecidos: el comienzo del acné.

 

Conociendo el origen del acné y sabiendo que es el exceso de grasa lo que provoca la aparición de granos, lo que debemos hacer -además de aplicar productos naturales en nuestra piel- es establecer una serie de conductas para que las glándulas sebáceas no fabriquen grasas en exceso. Es decir, debemos llevar una dieta equilibrada evitando alimentos que nos proporcionen grasas. También sería recomendable tener siempre un pelo o cabello sin grasas, siempre limpio. Y si podemos mantenerlo sin contacto con el rostro, muchísimo mejor.

 

Arcilla verde rostro

Para combatir el acné, además de llevar a cabo las conductas que os he mencionado, debemos proceder a utilizar productos que sequen y bloqueen la fabricación de grasas en nuestra piel. El famoso mito que cuentan sobre ponerse al sol durante horas, no es muy recomendable que digamos para nuestra piel. A continuación os facilito unas recetas caseras muy sencillas e ideales para luchar contra el acné;

 

Principalmente, los ingredientes que más nos pueden ayudar para lograr que nuestra piel no genere grasas, se encuentra en la arcilla verde, el aloe vera y la avena.

 

Arcilla verde

Podemos hacernos una mascarilla con esta arcilla de manera muy sencilla. Mezclamos en un recipiente agua y arcilla verde, hasta llegar al punto donde logremos una textura parecida a una crema. La arcilla verde reseca mucho, con lo cual, si no son muchos los granos que tenemos en el rostro, no hace falta extendernos toda la crema por la cara. Con aplicarla sólo en la zona de los granos sería suficiente. La dejamos unos minutos actuar sobre nuestro rostro y después retiramos la mascarilla con agua tibia.

 

Avena

No conviene exfoliaciones muy agresivas en las zonas donde tengamos granos pero sería saludable hacernos limpiezas faciales por lo menos una vez al mes, para eliminar todas aquellas células muertas. Y ésto lo lograremos con exfoliaciones suaves a través de la avena. Para ello, podemos hacernos una crema con yogurt natural y un par de cucharaditas de salvado de avena (avena molida). Mezclamos ambos ingredientes. Nos extendemos la loción sobre el rostro con un suave masaje, sin presionar sobre la piel. Después nos lavaremos la cara con jabón y agua tibia. A ser posible, que el jabón sea natural y de aloe vera, arcilla verde, rosa mosqueta o lodos marinos.

 

Aloe Vera

Este remedio es el más sencillo. Sólo debemos extraer el jugo del Aloe Vera abriendo una de sus hojas. Si nunca lo habéis hecho, en mi facebook podéis ver un vídeo práctico del procedimiento a seguir. Pinchar aquí para verlo. Como el jugo es una masa un tanto viscosa, conviene batirlo para hacerlo algo más líquido. Si lo deseas, puedes enriquecer el jugo con 1 o 2 gotas de aceite de rosa mosqueta. Aplicaremos el aloe vera sobre nuestro rostro y lo dejaremos actuar durante unos minutos. Posteriormente nos lavaremos con jabón y agua tibia.

 

Y bueno, amigas. Esto ha sido todo por hoy. Recordar que podéis enviarnos todas vuestras consultas a acuario@acuariojabones.es. Os daros respuestas una vez a la semana a todas vuestras dudas en nuestro blog. Espero que los trucos de hoy os hayan ayudado y si es así, compartir este artículo con las amigas que tengan un adolescente en su familia. Seguro que os lo agradecerán ;-)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja un comentario

Jabones Naturales y Regalos para Bodas

%d a los bloggers les gusta: