Conoce un poco más los Parabenos en la cosmética

Parabenos

Imagen tomada de CALDESNUDO

 

Continuando con la ronda de respuestas a todas vuestras dudas, esta semana traemos al blog un tema muy interesante que Yolanda Martínez nos hacía llegar a través de nuestra campaña en facebook. Ella deseaba conocer un poco más los parabenos en la cosmética. Y desde luego, este tema nos daría para muchos artículos semanales. Intentaremos desarrollarlo escuetamente a la vez que aportamos gran contenido.

 

Comencemos definiendo qué son los parabenos o parabenes. Son ésteres del ácido p-hidroxibenzoico, también llamado ácido para-hidroxibenzoico (o ácido 4-hidroxibenzoico), de donde deriva su nombre. Este compuesto químico, debido a su bajo coste, es utilizado en la industria cosmética como conservantes para realizar la función de bactericida y fungicida.

 

La obsesión del hombre por prolongar en el tiempo las propiedades de los ingredientes naturales, llevó a  Sabalitschka a descubrir en 1924 los efectos antimicrobianos de este compuesto químico. Durante más de 70 años llevamos utilizando este conservante químico en productos cosméticos, alimenticios y farmacológicos.

 

En los años cuarenta se empieza a descubrir la sensibilización de los parabenos y a partir de entonces se descubrieron, aunque con estudios contradictorios, nuevos casos de alergias al compuesto.

 

A partir del 2004, las cuestiones más relevantes entorno a los peligros de los parabenos surgen a partir de los estudios realizados por la bióloga molecular Philippa Darbre, de la Universidad de Reading. Ella  afirma, según los resultados que arrojan los estudios, que el tipo de ésteres de parabenos encontrado en tumores de mama indica que proceden de su aplicación a través de la piel, por el uso de desodorantes, cremas o sprays en la axila. 

 
parabenos-cosmetica

Imagen tomada de CALDESNUDO

 

Desde entonces, la polémica sobre el uso de parabenos ya está servida. Los estudios de P.Darbre se enfrentan a toda una industria cosmética que cada año ansía duplicar y hasta triplicar sus beneficios económicos a consta de cualquier cosa (documental “el sucio mundo de los cosméticos”).

 

Ante esta tesitura y sobre todo, ante la falta de más estudios que acrediten y despejen con claridad los hallazgos realizados en los parabenos. O por lo menos, si se lograse unos estudios que abalasen con total seguridad que no existen peligros en los parabenos ¿por qué asumir riesgos en nuestra salud?  ¿se podría utilizar otro tipo de conservantes en la cosmética? Por supuesto. En el mercado existe multitud de productos de todo tipo que no utilizan parabenos como conservantes, los cuales son sustituidos por otros que no generen tanta controversia, como el ácido ascórbico (Vitamina C) entre otros.

 

El problema es que fabricar cosmética con conservantes que no sean sintéticos tiene un alto coste que algunas grandes empresas se niegan a asumir. Y es que, debemos recordar al consumidor, que la industria se enfrenta a la era de la competitividad en los precios. Es la mentalidad del capitalismo salvaje; gana la empresa que ponga en el mercado el producto más barato. Por esta razón, es importante también que conozcamos como funciona este mundo de la cosmética y que sistema nos encontramos en nuestros días. (Documental “La historia de los cosméticos”)

 

Hemos llegado a un punto que cada país debe poner en una balanza sus prioridades. Para ello se han creado legislaciones que controlen la fabricación de la cosmética. Pero aún así, cada uno de nosotros, como consumidores conscientes, también debemos poner prioridades a la hora de consumir un producto u otro.

 

En este caso, Dinamarca ha sido uno de los países que mejor ha sabido enfrentarse al problema. En su legislatura han sabido anteponer la salud pública por encima de la industria cosmética. Pero la batalla entre el bienestar social y la economía continua abierta.

Dinamarca, tras varios estudios, ha sido el primer país en prohibir cuatro parabenos para los productos destinados a niños menores de tres años y Francia ha aprobado la llamada ‘Ley Lachaud’ que prohíbe el uso productos con parabenos, ftalatos y aquifenoles (principales disruptores endocrinos

Fuente: PINCHA AQUÍ

 

En resumidas cuentas, por ahora el tema de usar los parabenos o no usarlos, se ha quedado como un decisión personal. En mi caso, mientras que desde las altas esferas continúen con sus luchas entre el poder político y el poder económico, iré vigilando con minuciosidad los nuevos estudios científicos que aparezcan entorno a los parabenes (aunque se suele invertir muy poco en este tipo de estudios, sale más rentable a las empresas invertir en envases atractivos), como también iré leyendo con atención el INCI para colocar en las estanterías de Acuario los productos cosméticos que NO contengan los siguientes parabenes: Methylparaben, Ethyparaben, Propyparaben y Butylparaben. Mi consejo es que hagas lo mismo. Desecha de tu neceser los cosméticos que lleven estos 4 parabenos ;-)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja un comentario

Jabones Naturales y Regalos para Bodas

%d a los bloggers les gusta: